Cómo combinar el rojo con ropa y calzado de otros colores

Nuria con conjunto del Gabinete de las Maravillas y sandalias Hera buganvilla. 

Queridas amigas:
en este post quiero hablaros de un color que es todo un clásico temporada tras temporada, una apuesta segura en la gama de los tonos intensos, y un acierto cuando queremos lucir un look alegre y positivo.
Es el color rojo, que este año se impone con mucha autoridad entre las tendencias y que tiene la gran virtud de iluminarnos y favorecernos prácticamente a todas las mujeres, tengamos el tono de piel que tengamos. Si nuestra piel es morena, el rojo destaca y dulcifica ese color. Pero si somos más bien de piel pálida, el rojo también nos proporciona calidez y sensualidad.

Más allá del negro y el blanco, no hay que tener miedo a la hora de combinar el rojo con el rojo o con cualquier color de la gama: naranjas, buganvillas, rosas, nudes...

El rojo es un color diez, pero también hace falta personalidad y valentía para lucirlo en un evento, porque sin duda, por mucho que otros colores se pongan de moda, 'la mujer de rojo', siempre llamará la atención. Yo por supuesto os animo a que lo luzcáis, y para daros ideas he optado por las prendas de una firma que me encanta, El Gabinete de las Maravillas y por una propuesta ideal de Astrud, la tienda de moda que está justo al lado de mi zapatería. Vamos a ver cómo combinar prendas y zapatos rojos con otros colores.


La sandalia Cleef roja, nueva en mi colección, es comodísima gracias a su buena horma, su tacón ancho y su plataforma delantera.

1. Vestido rojo y zapatos buganvilla: muchas de vosotras pensáis que los colores de una misma gama no se llevan bien. Que 'se matan', se suele decir. ¡Error! El rojo con el naranja, con el rosa, con el nude, o en este caso con el buganvilla, combina maravillosamente. Crean un efecto visual precioso, como si de los distintos matices de un cuadro se tratara, y transmiten armonía y frescura al mismo tiempo. No obstante, si buscáis crear un efecto alargador de las piernas, os recomiendo que optéis por el color nude o beige. Cualquiera que se asemeje al de la piel os dará ese resultado.

Nuria con vestido de El Gabinete de las Maravillas y stiletto Agatha buganvilla. 
El stiletto Agatha es un clásico renovado, elegantísimo y con una horma súper cómoda. 

La sandalia Hera buganvilla, un top ventas de mi firma, tiene un diseño espectacular y es muy cómoda por la anchura de su tacón y su plataforma.

Otra opción maravillosa que gusta mucho a mis clientas, la sandalia Kenzo, comodísima y muy femenina. 

El modelo Princesa, otro clásico de mi firma, es una maravilla por su diseño, su gran sujeción al pie, y su comodidad.

2. Vestido rojo y zapatos rojos: siguiendo la misma idea de colores de una misma gama, aquí se trata de armonizar todo el conjunto, de que no haya ningún elemento rompedor entre prendas y calzados. Esta opción es muy recomendable cuando queréis lucir complementos que tengan fuerza y que impacten. En este sentido, yo sin duda os aconsejo apostar por una cartera o clutch que rompa la monotonía y un sencillo brazalete.



Vestido rojo Astrud y stilettos Laurent rojos

El modelo Onassis es perfecto cuando quieres llevar poquito tacón y elevarte lo suficiente sin perder una pizca de distinción. 


3. Vestido y zapatos de distinto color: unos zapatos rojos tienen la gran virtud de levantar cualquier look. Si nuestro vestido es de un tono neutro, pastel, blanco, beige, o incluso oscuro, como azul marino o negro, yo apuesto por hacer un ¡todo al rojo!, en los pies. Igualmente os aconsejo que, si optáis por zapatos rojos, no abuséis de los complementos. 

Las comodísimas sandalias Cleef rojas sientan de maravilla a este vestido aguamarina de El Gabinete de las Maravillas. 

El efecto es maravilloso, le da dinamismo a tu atuendo y tiene tanta personalidad, que compensa perfectamente un conjunto sencillo. Eso sí, y sabéis que la virtud está en el equilibrio. Si apuestas por unos zapatos rojos, huye de las estridencias, de los estampados y de los patronajes excesivos en la ropa. Recuerda que menos, es más.


Su gran sujeción hacen del Cleef un modelo con el que caminar muy segura. 

Siempre recomiendo calzar las sandalias con unas medias muy finitas, color bronce, para unificar el color de la piel y evitar rozaduras.

Y hasta aquí este post dedicado en exclusiva a un color precioso, que no debe faltar nunca en vuestro armario, y muy a tener en cuenta para vuestros looks de eventos primaverales. 
Ya sabéis que podéis hacerme todas las preguntas y consultas que queráis, bien escribiéndome un mensaje privado a mi página de Facebook o llamando a mi tienda en el 954 211 324. 
También os recuerdo que a través de este teléfono podéis hacer vuestros pedidos, o bien mediante mi tienda online. Tendrás tus zapatos en casa en solo 24 horas y sin gastos de envío.
¡Besos para todas!

Fotos de Francisco Antúnez y El Gabinete de las Maravillas.

Etiquetas: , , , , ,